¿Cómo cuido mi pelo en verano? Parte III

La semana pasada les conté los pasos que sigo al ponerme la crema para peinar luego de salir de la pileta, y la anterior hablé sobre cómo mantengo mi color con tratamientos naturales. Hoy toca la parte fundamental y más larga del cuidado del pelo en verano: la parte de la ducha.


La ducha. Ese lugar mágico alejado del resto del mundo, donde sólo existen los propios pensamientos y el sonido del agua al golpear el suelo. La rutina que sigamos en la ducha es fundamental para el cuidado de nuestro pelo, y como dije en entradas anteriores no es tan importante qué productos utilizamos como de qué manera nos lo ponemos.

Para empezar, el pelo se lava día por medio, porque las grasas que produce la piel de la cabeza fortalecen las raíces y mantienen el pelo sano y brillante. Sin embargo, esto no siempre es posible en verano, porque entre chapuzones en la pileta, deportes y otras cosas que hacemos en esta época, hay que bañarnos más seguido. Así que es importante que lo lavemos con todo el cuidado posible, para evitar caer en tratamientos de keratina o baños de crema de varias horas para revivirlo.

Entonces, como decía, nos metemos a la ducha. El agua, tibia, primero porque hace demasiado calor para ponerla caliente a tope y segundo porque el agua muy caliente daña también el pelo. Y empezamos la rutina.

El primer paso, obviamente, es mojar el pelo. Cuando lo tenés tan largo como yo, lo mejor es dejar que el agua corra hacia abajo, desenredando naturalmente los mechones más gruesos.


Una vez mojado, sin quitar el exceso de agua me pongo un poco de shampoo en las manos y masajeo con las yemas de los dedos (nunca con las uñas) toda la cabeza, en especial atrás de las orejas y en la nuca. Luego, extiendo la espuma hacia las puntas, sin dejar de masajear. ¿Por qué no saco el exceso de agua? Porque así es más fácil remover la grasa y la suciedad: el shampoo no está hecho para funcionar por sí solo, si fuera así, nos lavaríamos el pelo en seco.

El paso siguiente es remover el shampoo, y una vez más, yo lo hago dejando correr el agua hacia abajo, echando la cabeza hacia atrás, masajeando las partes difíciles (detrás de las orejas y nuca) y dejando que la espuma se escurra por las puntas.
Hay gente que se pone el shampoo dos veces, pero yo sólo lo hago cuando es EXTREMADAMENTE necesario, por ejemplo, si pasé 4 días de campamento sin bañarme o algo así, o si estuve en el campo y literalmente tenía cascotes de barro en el pelo (cosa que ha pasado, créanme). En circunstancias normales, con colocar el shampoo una sola vez con mucha agua en la cabeza en mi opinión es suficiente, y lavarse dos veces lo único que logra es resecar el cuero cabelludo y, con él, el pelo.

¡Llegó la hora del acondicionador, y el mundo se pone patas arriba! No, en serio: tenés que poner la cabeza hacia abajo, colocando todo el pelo hacia adelante. Ahora sí, es importante que quitemos todo el exceso de agua posible, para luego colocar el acondicionador peinando suavemente con los dedos. Yo empiezo más o menos a unos cinco centímetros de las raíces, y de ahí hacia abajo hasta llegar a la punta, mechón por mechón para asegurarme de cubrir todo el pelo. No te preocupes si parece que tu pelo se ha enredado demasiado de repente: cuando lo vuelvas a poner hacia atrás y lo enjuagues, se desenredará solo.

Este paso lo inventé yo, pero es la única manera en que el pelo se me desenreda: así como estoy (cabeza abajo) me hago un rodete, levanto la cabeza y me pongo bajo la ducha al tiempo que lo desarmo y dejo que el pelo vaya cayendo solo, con la fuerza del agua. Después enjuago bien, masajeando hacia abajo, hasta que queda sólo un poco de acondicionador en las puntas.



Quito bien el exceso de agua apretando el pelo desde la cabeza hasta la punta, y llega la hora de la crema nutritiva o restauradora, que es parecida al acondicionador pero más espesa y con efectos más profundos. La manera de colocación es igual que los pasos anteriores: cabeza abajo, se coloca sólo en las puntas, y después en esa posición hacemos un rodete. Por lo general hay que dejar esta crema actuar unos minutos en el pelo, por lo que podemos aprovechar para lavarnos el cuerpo, y después enjuagar como indica el paso 6.

Este es el último paso a completar dentro de la ducha. Haciéndolos de manera rápida y eficiente (y con una sola pasada de shampoo) yo me tardo aproximadamente 10 minutos desde que abro el agua hasta que la cierro.

Una vez fuera del agua, hay que secar bien el pelo para no arruinar todo el tratamiento que le hicimos en la ducha. Por eso, es importante que usemos una toalla lo suficientemente grande como para cubrirlo todo (en mi caso, un toallón) y masajear suavemente con él el cuero cabelludo, apretando (NO estrujando) las puntas de abajo hacia arriba. Después podemos envolverlo con la toalla y colocarlo sobre la cabeza, cual sombrero africano, para terminar de secar el exceso de agua mientras nos ocupamos del resto de nuestro cuerpo (cremas, desodorante, ropa, etc).


Después de cepillarlo, (dividido en mechones y de abajo hacia arriba, como expliqué en la entrada de la semana pasada), y mientras todavía esté húmedo, me pongo tres gotitas de aceite sellador de puntas, para, justamente, sellar las puntas. Esto lo hago colocándome las gotitas en las manos, distribuyendo bien en toda la palma y los dedos, y poniendo el pelo hacia adelante empiezo a peinar con los dedos hacia abajo, primero en las puntas y después un poco más arriba, sin tocar las raíces para evitar la grasitud. Después lo dejo secar naturalmente o lo seco con el secador, depende del apuro que tenga.

¡Y listo! Esa es toda mi rutina de cuidado de cabello. Si sigo todos estos pasos, mantengo mi pelo claro, sano y fuerte durante todo el verano.


¿Ustedes le prestan alguna atención a su pelo? ¿Tienen recetas naturales o rutinas para su cuidado? ¡Cuéntenme en los comentarios!

Share:

6 comentarios

  1. ¡Hola! La verdad que por suerte no necesito hacer demasiado para tener el pelo en condiciones, simplemente busco productos de buena calidad y lo corto cada seis meses, más o menos. ¡Gracias igual por tus consejos! Un beso :-)

    ResponderEliminar
  2. Hola sofi!
    Para ser completamente sincera no le doy bola, como mucho me peino y es mucho esfuerzo. Suelo pasar por épocas colorinches y ponele que en un año puedo cambiar unas seis veces la tonalidad de un mismo color (el año pasado fue rojo, este es negro) Por eso me hago una vez cada 15 días un baño de crema profundo y uso buenos productos, pero en sí no le doy bola.

    Gracias por la entrada y nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Hola! tengo que ser sincera como Juli: yo ni siquiera uso acondicionador jajaja, cuando lo uso me queda el pelo muy lacio y no me gusta, me gusta tener el pelo con un ligero toque de freeze así me gusta más esponjosito así tiene un poco de personalidad.
    La última vez que me corte el pelo (me rape la nuca y los costados de la cabeza por el calor, pero si me suelto el pelo no se ve) casi me muero porque el peluquero me dejo el pelo cortado en pico (y yo lo quería recto) y me lo re lavo y peino, no parecía mi pelo, nunca más quiero volver a tener el pelo así de lacio. Calculo que con lo largo que tenes el pelo tenes que si o si cuidarlo muy bien, yo lo mantengo corto exactamente por eso jaja.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    La verdad es que me encantan las rutinas que te haces y desde ya tengo que mirar el de cuidar el color. Este verano fastidioso arruinó muchisimo mi pelo asi que voy a empezar a cuidarme como vos. Un beso y gracias por los tips :)

    ResponderEliminar
  5. Holiii!! Como estas? Primero antes que nada, ¿Que onda con la frase tuya abajo de la cajita de los comentarios? SOS MÁS QUE DIGNA. TUS POSTS ESTAN GENIALES.
    Bueno, creo que ya en las otras entradas te comenté lo que hago con mi pelo: cada tanto baños de cremas y keratinas, un corte mensual de las puntas para que crezca sano y lavarlo día por medio o cada dos días. Mi tía es peluquera y me comentó eso que andabas diciendo de la importancia de no lavarlo todos los días.
    Hace una semana maso me teñí más de la mitad del pelo y mientras que la parte teñida se la re banca, la otra dice "Aish" jaja Pero con buenas ondas vuelve a ser lo más! ;)
    Besos!
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj aww que divina <3 Gracias, pero era una especie de chiste... es una frase de la misa católica, el cura dice "Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme". Me pareció gracioso adaptarlo al blog, pero no pensé que la gente que no es católica no lo iba a entender jajaja :P (Yo tampoco soy católica, pero fui a colegio católico y me aprendí todas las oraciones/canciones/lecturas de la misa)
      Igual ya lo saqué :D
      Volviendo al pelo, espero que se te haya recuperado después de la teñida! Siempre se recupera si lo cuidás bien igual, así que supongo que ahora lo debés tener hermoso!
      Gracias por comentar, nos leemos!

      Eliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!