Reseña de Justicia Auxiliar, de Ann Leckie


Título original: Ancillary Justice
Autora: Ann Leckie
Saga: Trilogía del Radch #1
Editorial: Ediciones B, para el sello Nova
Premios: Hugo, Nebula, Arthur C. Clarke, Locus y B.S.F.A.
Sinopsis: En un planeta helado y remoto, una soldado llamada Breq se está acercando al cumplimiento de su misión. En el pasado, Breq era Justicia de Toren, una crucero de batalla colosal con una inteligencia artificial que conectaba a miles de soldados que servían al Radch, el imperio que había conquistado la galaxia. Ahora, un acto de traición la ha hecho pedazos y solo cuenta con un único y frágil cuerpo humano, numerosas preguntas sin responder y un ardiente deseo de venganza.




Creo que, antes de comenzar con la reseña, voy a tener que explicar un poco este libro porque la sinopsis es tremendamente confusa.

Para empezar, Breq, nuestra protagonista, no es un ser humano: es una Inteligencia Artificial (IA) que ha vivido millones de años. Como tal, solía controlar un enorme crucero de batalla, es decir, una nave espacial, llamada Justicia de Toren. Digo "controlar" a falta de una palabra mejor para expresarlo, pero quiero que se entienda: así como vos y yo controlamos nuestro cuerpo pero al mismo tiempo somos cuerpos, ella controlaba y era la nave.


Sin embargo, en esta novela la existencia de las IA no se limita a su condición física de nave. Éstas están conectadas a Auxiliares, que son cuerpos humanos desprovistos de su conciencia original y habitados por la IA a través de prótesis colocadas en sus cerebros.

Así, la Justicia de Toren es una especie de conciencia fragmentada, con miles de cuerpos (es decir, miles de Auxiliares) ubicados en diferentes puntos de una órbita planetaria. Mientras la nave en sí puede estar orbitando un planeta, cientos de sus auxiliares se encuentran caminando sobre él, otros cientos dentro de la misma nave y unos cuantos más podrían estar por ahí, volando en otras navecitas de carga más pequeñas.

Además de esto, las naves tienen un conocimiento casi total de lo que le ocurre a los seres humanos a su alrededor (o en su interior). Pueden adivinar cómo se sienten y hasta lo que piensan a partir de los datos de su estado corporal (temperatura, hormonas, contracciones musculares, etc.). Por eso, la Justicia de Toren puede ser al mismo tiempo una narradora en primera persona, testigo y omnisciente.

She's watching us!
Explicado esto, podemos volver al punto de inicio de la novela. La Justicia de Toren ha sido destruida, y Breq (un cuerpo auxiliar de la nave) es lo único que queda de ella. Como personaje, Breq es un ser melancólico y frívolo, colmado por la añoranza de su antigua omnisciencia. Se encuentra a cientos de miles de kilómetros de su antiguo hogar, el Radch, y lo único que la mantiene viva es su deseo de venganza.

A medida que avanza la novela, se nos van destapando poco a poco los diferentes aspectos de un universo que podría estar cientos de miles de años adelantado al nuestro. El ritmo es necesariamente lento, ya que hay tantas diferencias entre la cultura de Breq y cualquiera que conozcamos en la actualidad que, si fuera demasiado rápido, sería extremadamente fácil perderse.

De hecho, yo misma me estoy perdiendo en explicarlo. Así que mejor saltémonos esa parte y vamos a lo interesante: ¿de qué trata la novela?


Justicia Auxiliar nos cuenta la historia de cómo Breq logró dar un primer paso hacia su venganza, una venganza para nada fácil, ya que pretende asesinar a la mismísima Lord del Radch, Anaander Mianaai. El problema es que Anaander Mianaai no es un ser humano, es también una IA, y la más poderosa de todas, ya que está conformada por cientos de naves y millones de auxiliares. Exacto: en este universo, los seres humanos hemos perdido el comando de nuestra propia sociedad. Ahora nuestra líder es una máquina. ¿Cómo matarla? ¿Cómo generar una diferencia?

En esta novela, Breq emprenderá el viaje que la llevará a rozar, tal vez quebrar un poco, una de las uñas de los largos dedos de la todopoderosa Lord del Radch. Y sólo con esto, espera plantar la semilla de la revolución.

Hasta la primera mitad del libro, la historia se desarrolla en dos líneas temporales diferentes: la actual, donde Breq planea su venganza, y la pasada, donde descubriremos cómo llegó hasta este punto y comprenderemos mejor sus acciones. No les miento si les digo que al principio leerlo puede ser muy confuso, ya que el libro te arroja en este universo completamente distinto sin mediar explicaciones, y la historia comienza sin más. Es de esos libros que no dicen, sino que muestran. Y si Ann Leckie se pusiera a explicar los motivos de cada nueva costumbre o excentricidad de la cultura del Radch, este libro tendría mil páginas en lugar de 400. Por esto es que quedan miles de preguntas en el aire, cosas que son consideradas sin importancia hasta para los propios personajes. Por ejemplo, en un momento se le pregunta a la protagonista cuál es el planeta origen de la especie humana, y ella contesta que, de seguir existiendo, en todo caso sería irrelevante.

Otra cuestión extraña del Radch es el hecho de que tanto su lenguaje como su cultura no distingue géneros, es una sociedad que ha abolido el género. Así, en la versión original (en inglés), nunca se hace referencia a si un personaje es hombre o mujer, no aparecen nunca los "he" o los "she". En la versión en español, excelentemente traducida por Victoria Morera, se ha optado por usar el tratamiento en femenino para todo el mundo. De esta manera, como no estamos acostumbrados a esto, hay algo que nos está recordando todo el tiempo que ese personaje podría ser mujer o no, incluso cuando, por ejemplo, se nos lo describe con bigote, porque ¿quién dice que una mujer no puede tenerlo?

Respecto a los temas que trata esta novela, hay sencillamente demasiados. Habla mucho sobre la identidad y sobre la patria, pero no de una manera aburrida o pretenciosa: Breq se siente desarraigada de sí misma pero también de su hogar, y esto la lleva a cuestionarse fuertemente su identidad, sus acciones y su forma de pensar. Además, aparecen fuertes críticas a las desigualdades sociales y la tiranía de los gobiernos, y discusiones sobre la autoconsciencia, el espíritu, el devenir y las causas y consecuencias de las propias acciones. Es una novela profunda que habla de muchas cosas, y todas están bastante bien tratadas.

En conclusión, Justicia Auxiliar es un libro para saborear de a poco, digiriendo lentamente cada capítulo. La complejidad de la trama, los personajes y el universo en el que se desarrolla la convierten en una novela magistral, digna de todos los premios que ha cosechado. Yo, por mi parte, estoy ansiosa por leer la segunda parte para saber cómo continúa la historia.

Puntuación:
¿Quizá la identidad de cualquiera consiste en fragmentos que se mantienen unidos gracias a un historia que resulta útil o conveniente y que, en circunstancias normales, nunca se revela como ficticia? Y, por otro lado, ¿esa historia es realmente una obra de ficción?
-Ann Leckie, Justicia Auxiliar

Share:

2 comentarios

  1. Wow! Leí la sinopsis y dijé "¿Qué?" pero después de leer la reseña, me dieron muchas ganas de leer el libro ♥

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Soy nueva por tu blog y me encanta. Tu reseña es muy completa pero este libro no es para mi.
    Un beso desde novelasqueapasionan.blogspot.com

    ResponderEliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!