Quiero leer autoras: novelas autobiográficas y no autobiográficas


Con frecuencia, cuando una mujer escribe una buena novela realista, con una historia conmovedora y personajes bien construidos, se suele sospechar que es autobiográfica. Por H o por B, parece que una mujer no puede escribir bien algo sin tener bases firmes de las que "copiar", como si no fuéramos capaces de imaginar situaciones y personajes diversos y de trabajarlos bien, dándoles profundidad.

Así que en esta entrada voy a hablarles de algunas novelas escritas por autoras que  son autobiográficas, y otras que las autoras han confirmado una y otra vez que no lo son, frente a las preguntas insistentes de la gente sobre este tema. Después, voy a hablar de algunas novelas que se sospecha que tienen matices autobiográficos, pero la autora murió antes de poder confirmarlo, por lo que deberíamos darle el beneficio de la duda (cosa que muchas veces no se respeta).

Aclaro que no he leído casi ninguna de estas novelas, por lo que no voy a hacer ninguna valoración personal sobre ellas. Así que vamos a ello.


Amélie Nothomb es famosa contar su vida en forma de novela, con un estilo divertido y entretenido que atrapa desde la primera página. Que yo sepa, no ha escrito nunca una novela que cuente toda su historia, sino que va sacando pequeños libros narrando diferentes episodios que han sido significativos para ella.

Nadie puede negar que la vida de esta mujer es interesante, y más que digna de ser contada. Nacida en Japón pero de nacionalidad belga, Nothomb es una especie de ciudadana del mundo, ya que ha vivido en infinidad de países acompañando a su padre, quien se veía obligado a viajar por trabajo. Cabe esperar que la visión de la vida y del mundo de una persona que ha crecido de esta manera sea muy diferente de la nuestra, y eso se refleja en la forma que tiene Nothomb de contar sus historias: desapegada, espontánea y divertida.

En Ni de Eva ni de Adán (novela que estaba leyendo en mi Kindle, hasta que mi hermano me la robó por engancharse con El dios asesinado en el servicio de caballeros) Nothomb nos cuenta su apasionada historia con Rinri, un chico japonés que la contrata como profesora de francés luego de ver su anuncio en Tokio. Amélie acababa de llegar y necesitaba mejorar su japonés y a la vez dedicarse a algo que le permitiera ganar algunos yenes. Así, decidió que (cito la primera frase del libro) "enseñar francés sería el método más eficaz para aprender japonés", y se anunció como profesora. Rinri será el primero en contratarla, y entre ellos nacerá algo mucho más grande y magnético que una simple relación de alumno-profesora.

Sólo he leído los primeros capítulos de este libro, y debo decir que por ahora va cumpliendo con lo que promete.


Isabel Allende escribió dos libros autobiográficos: Mi país inventado y Paula. El primero, cuya portada en Argentina es la que se ve a la izquierda, es un libro de memorias sobre su infancia y su juventud. Voy a dejarles la sinopsis que aparece en la página de la autora, porque yo no podría expresarlo mejor:
Mi país inventado es un libro de memorias, en el cual la verdad es definitivamente más extraña que la ficción. Explorando los acontecimientos de su vida y los del país en el que vivió hasta el asesinato de su primo, el presidente Salvador Allende, durante el golpe militar de Pinochet, Allende nos lleva en un recorrido muy personal a través de su tierra natal, a la que le da vida. Aquí es donde su abuelo vio al diablo en un autobús, reconociéndolo por sus “pezuñas verdes como un macho cabrío”, y a su tía abuela le brotaron alas. Es un lugar de amuletos de amor, fantasmas y continuas peleas de familia.
Los retratos de su familia y amigos se disputan con vívidas descripciones de las costumbres y creencias del lugar, y a pesar de todo, la figura indomable de la joven Isabel camina con decisión . Rebelde y apasionada, una feminista mucho antes de saber lo que era el feminismo, su amor por (y aveces desesperación con) Chile es infundido en todo el texto. Sus experiencias se transforman en una lectura inolvidable, a menudo delirante, que ningún admirador de la escritura de Allende se querrá perder.

El segundo libro, Paula, es un relato epistolar que sobre la historia familiar de la autora, quien lo fue escribiendo en los meses en que su hija, luego de una larga enfermedad, cayó en coma durante varios meses. Una vez más, les dejo la sinopsis de la página de la autora, que lo explica mucho mejor que yo:
Paula es un libro de memorias que deja el alma al descubierto, como una novela de suspenso, que se lee sin respirar. El punto de partida de estas páginas conmovedoras es una trágica experiencia personal. En diciembre de 1991, Paula, la hija de Isabel Allende, enfermó gravemente y poco después cayó en un coma. Durante meses en el hospital, la autora comenzó a escribir la historia de su familia para su hija que permanecía inconsciente. En el relato, los extraños antepasados aparecen ante nuestros ojos, escuchamos ambos deliciosos y amargos recuerdos de la infancia, anécdotas increíbles de la juventud, los secretos más íntimos que han sido pasados en voz baja. Chile, el país natal de Allende, también cobra vida con la turbulenta historia del golpe militar de 1973, la dictadura que siguió, y los años de exilio de su familia.
Escrita como un exorcismo de la muerte; Allende explora el pasado y cuestiona a los dioses. El resultado es un libro mágico que lleva al lector del llanto a la risa, del terror a la sensualidad y a la sabiduría. Los gloriosos personajes de la ficción de Allende: clarividentes, revolucionarios, y, sobre todo, la mujer inquisitiva que avanza a través de la narración, pueblan esta autobiografía, que se establece como uno de los mejores trabajos de Allende. En Paula entendemos que el mundo milagroso de La Casa de los Espíritus y Eva Luna es el mundo que habita Isabel Allende: su realidad encantada.
Y ahora pasemos a esos libros que no son autobiográficos, y que a pesar de que sus autoras hayan afirmado en varias entrevistas que no lo son, se les sigue preguntando si la protagonista es ella, si tal situación no refleja algo que vivió en un momento de su vida, etc.


Los rumores de que esta novela de Carmen Laforet era autobiográfica eran tan fuertes e insistentes, que la escritora se vio obligada a escribir lo siguiente en la introducción de una compilación de sus novelas: "No es, como ninguna de mis novelas, autobiográfica, aunque el relato de una chica estudiante, como yo fui en Barcelona, e incluso la circunstancia de haberla colocado viviendo en una calle de esta ciudad donde yo misma he vivido, haya planteado esta cuestión más de una vez". 

Nada ganó numerosos premios en España, por el increíble reflejo de la época franquista que logra la autora con sus descripciones. Les dejo la sinopsis del libro, que lo explica mucho mejor:
Andrea llega a Barcelona para estudiar Letras. Sus ilusiones chocan, inmediatamente, con el ambiente de tensión y emociones violentas que reina en casa de su abuela. Andrea relata el contraste entre este sórdido microcosmos familiar -poblado de seres extraños y apasionantes- y la frágil cordialidad de sus relaciones universitarias, centradas en la bella y luminosa Ena. Finalmente los dos mundos convergen en un diálogo dramático.
Comparada por la crítica con Cumbres borrascosas, Nada destaca tanto por su prosa fresca y directa como por la extraordinaria sensibilidad en la recreación de una voz femenina. Cuando el libro acaba, el lector tiene la seguridad de poder encontrar, al volver la esquina, a una muchacha pálida y triste, con toda la fuerza de su juventud condensada en el mirar. Es Andrea, absorta, queriendo algo, sin saber qué. Como el resto de los protagonistas, ha nacido a la vida real por un prodigio de la creación artística. Prodigio más que suficiente para formar parte de la Historia de la Literatura.

He de confesar que luego de terminar de leer el libro de Chimamanda Ngoci Adichie hasta yo sospeché que tenía tintes autobiográficos. Sin embargo, googleé y encontré que en esta estrevista la autora lo niega repetidas veces, señalando las diferencias entre su vida y lo que ocurre en la novela. Me impresionó un poco que la pobre tuviera que dar explicaciones sobre el tema, pero en fin.

Americanah cuenta la historia de Ifemelu, una chica nigeriana que decide mudarse a Estados Unidos para poder terminar sus estudios. Todo transcurre durante una época de dictadura en Nigeria, por lo que en su país todo estaba haciéndose cada vez más difícil, así que viajar era la mejor opción.

Sin embargo, Ifemelu no está tan segura de ello y llega a Estados Unidos con el temor de olvidar sus orígenes y convertirse en una americanah, que es el término que utilizan en Nigeria para referirse a aquellos que vuelven de EEUU dándose aires de grandeza. Así, comienza la difícil tarea de encajar en el universo occidental al mismo tiempo que intenta conservar su esencia.

Los temas principales que trata la novela son la identidad, la raza y el género. Al llegar al país norteamericano, Ifemelu descubre el racismo, algo que en su país no existía. Este tema la fastidia tanto como la fascina, por lo que se dedica a escribir un blog sobre ello, lo cual le abrirá las puertas a nuevas oportunidades y la llevará a comprender mejor los matices de la sociedad norteamericana. Si quieren saber más sobre este libro, hagan click acá para ver mi reseña completa.


Y ahora vamos a hablar de dos libros presuntamente autobiográficos, pero cuyas autoras fallecieron antes de poder confirmarlo. Es un poco molesto que hasta las editoriales pongan en las portadas las caras de estas mujeres como si fueran las protagonistas, o que vendan los libros con este slogan: "Imbuida de un claro componente autobiográfico, esta novela...", ya que no está confirmado que lo sean, y si no es así, es que básicamente le están inventando una vida a esa mujer que ya no puede alzarse para desmentir nada. En fin.


Suite Francesa, de Irène Némirovsky es un conjunto de novelas que fue escrito a escondidas durante la invasión y ocupación alemana de Francia, y retrata muy fielmente el funcionamiento de la sociedad en esta época. Irène fue deportada y asesinada en los campos de concentración antes de poder terminar de escribir la serie, y sólo acabó dos de los libros que tenía planeados.

Les dejo la sinopsis de este libro, que fue la primera novela póstuma en ganar el Premio Renaudot:
Imbuida de un claro componente autobiográfico, Suite francesa se inicia en París los días previos a la invasión alemana, en un clima de incertidumbre e incredulidad. Enseguida, tras las primeras bombas, miles de familias se lanzan a las carreteras en coche, en bicicleta o a pie. Némirovsky dibuja con precisión las escenas, unas conmovedoras y otras grotescas, que se suceden en el camino: ricos burgueses angustiados, amantes abandonadas, ancianos olvidados en el viaje, los bombardeos sobre la población indefensa, las artimañas para conseguir agua, comida y gasolina. A medida que los alemanes van tomando posesión del país, se vislumbra un desmoronamiento del orden social imperante y el nacimiento de una nueva época. La presencia de los invasores despertará odios, pero también historias de amor clandestinas y públicas muestras de colaboracionismo.
Concebida como una composición en cinco partes —de las cuales la autora sólo alcanzó a escribir dos— Suite francesa combina un retrato intimista de la burguesía ilustrada con una visión implacable de la sociedad francesa durante la ocupación. Con lucidez, pero también con un desasosiego notablemente exento de sentimentalismo, Némirovsky muestra el fiel reflejo de una sociedad que ha perdido su rumbo.

Se ha dicho de La campana de cristal, de Sylvia Plath que es una novela en clave, es decir, una novela autobiográfica donde todas las situaciones y circunstancias fueron reales, pero en la que los nombres de los protagonistas y los lugares fueron cambiados por algún motivo. Sin embargo, luego de hacer una búsqueda rápida en Google (es obvio que no me voy a poner a hacer una investigación exhaustiva, porque soy blogger no historiadora literaria) no encontré ninguna confirmación de que esto fuera así, y dado que la autora se suicidó poco después de que la novela fuera publicada, nunca podremos saberlo.

Como hasta hace unas pocas horas no tenía idea de que este libro existiera, voy a hacerme a un costado y dejar que la sinopsis hable por sí sola:
Publicada inicialmente bajo seudónimo poco después del suicidio de su autora, La campana de cristal es la crónica de un año en la vida de Esther Greenwood (que viaja a Nueva York para introducirse en el mundo de la moda), el año de su depresión nerviosa y la terapia profesional siguiente, con ocasionales saltos en el tiempo hacia su época de estudiante, hasta la reintegración final de la protagonista en el mundo.
¡Y esto es todo!
¿Han leído alguno de estos libros? 
¿Qué otras novelas de este estilo me recomendarían?
¡Díganme en los comentarios!

Share:

9 comentarios

  1. Muchas gracias por las recomendaciones, leí el año pasado algo de Isabel Allende y acabo justo de hacer una reseña de un libro de Chimamanda Ngozi Adichie que seguro que conoces. ¡Más visibilidad a las escritoras! :)
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí comenté tu reseña de Todos deberíamos ser feministas! Me encantó, estoy re de acuerdo con todo <3 Yo tengo muchas ganas de seguir con Isabel Allende este año.
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  2. ¡Hola, Sofi! Me pareció interesantísima tu entrada, principalmente por las dos cuestiones que planteás (la mujer como escritora y el grado de verosimilitud de las novelas escritas por mujeres). Una profesora de literatura me dijo una vez que toda obra de ficción es en alguna medida y hasta cierto punto autobiográfica, incluso cuando se trate de algo fantástico o de ciencia ficción, porque refiere una realidad interior del autor, más allá de si esa realidad se corresponde con una experiencia de vida o un pensamiento. Ahora, presuponer que todas las escritoras sólo escriben sobre sus propias vidas es algo que no tiene ningún fundamento seguro. Ninguna obra, por más autobiográfica que sea, puede representar al 100% lo vivido o lo realizado. (Y por esa razón me interesa Nothomb, que, por lo que vos decís, escribe episódicamente.) Otro libro que también mencionaste, y que me interesaría leer es el de Sylvia Plath, que también tiene esa especie de escritura fragmentada.

    ¡Me encantó leerte! Ojalá sigas sorprendiéndonos con más títulos acerca de esta clase de libros. ¡Saludos! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julián! Nothomb es fantástica, te súper recomiendo que la leas. Esta semana terminé de leer Ni de Eva ni de Adán y me encantó, quiero seguir urgente con La metafísica de los tubos, o con lo que sea, cualquier cosa, pero que sea de ella! Jajaja
      Me está costando un montón conseguir algo de Sylvia Plath que no sea poesía, parece que es un libro normalmente muy demandado porque está en edición pero nunca lo encuentro en librerías.
      No sé si siga con los libros autobiográficos, pero decididamente voy a seguir con esta sección, porque me súper apasiona!
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Solo he leído Nada, de Laforet, aunque hace tantos años que tengo un recuerdo un poco borroso de ella.
    Me apunto alguna de las que citas, ¡gracias por la recopilación!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adella! Tengo muchas ganas de leer esa novela, está esperándome en mi estantería desde hace tiempo. De todas formas, voy a visitar Barcelona en unos meses, así que quizás me lo reserve para entonces.
      Gracias por tu comentario! <3

      Eliminar
  4. ¡Hola! De los libros que nombrás, solo leí Paula, de Isabel Allende, y lo recomiendo porque es un libro precioso, y muy conmovedor, sobre todo al saber que la historia es real y que la hija de Isabel es la que ha muerto mientras ella le escribe cartas para contarle como transita ese momento tan terrible. Me llama mucho la atención la autora Amelie Nothomb, así que voy a buscar para leer algo de ella. Un libro autobiográfico que me gustó mucho, porque al mismo tiempo te cuenta el drama personal de Rosa Montero y la pérdida de su marido, y la vida de Marie Curie, una mujer maravillosa, que se enfrentó a la sociedad de su tiempo es La ridícula idea de no volver a verte y te dejo mi reseña, por si te interesa saber más: https://leeresaeslacuestion.blogspot.com.ar/2016/09/la-ridicula-idea-de-no-volver-verte-de.html Ojalá te guste :-) ¡Te dejo un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Me encantó la entrada porque es un tema interesante. De los libros mencionados me intrigó mucho Ni de Eva ni Adán porque sucede en Japón y es una relación entre profesora-alumna.. tipica trama de manga que me encanta xD aunque esto es real así que es más atrapante aún. Americanah también me interesó! he leído partes de Todos deberíamos ser feministas y un video de Chimamanda y me encantoo. Su forma de expresarse y sus pensamientos sobre el tema. Así que una novela suya debe ser copada. Lo de La campana de cristal que podría ser autobiog´rafico ya lo había escuchado y los demás no los conocía.
    Beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Sofi. Que interesante la entrada. Yo tengo en mi biblioteca ambos libros de isabel allende pero no los he leido aún.
    El resto de los libros no los conocia.
    Besos

    ResponderEliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!