Reseña de "El nombre del Viento", de Patrick Rothfuss

Título: El nombre del viento
Autor: Patrick Rothfuss
Saga: Crónica del Asesino de Reyes, libro 1 (The Kingkiller Chronicle I)
Argumento: En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que lo han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: "Kvothe" músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años como ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.



Este libro es una experiencia maravillosa. No hay nada que hable mejor de un libro que el hecho de que, habiéndolo terminado, extrañes al protagonista con tanta intensidad que no puedas concentrarte en otras historias porque necesitás saber más de él. Eso es lo que me pasó con Kvothe.

El nombre del viento es la historia de Kvothe (que se pronuncia "Kuoz", btw), un artista itinerante extraordinariamente inteligente cuya vida va a dar el más trágico de los giros cuando está llegando a las puertas de la adolescencia. Y él sabe que hay alguien detrás de esta tragedia: los Chandrian.

Pero el camino que recorre el protagonista hacia su venganza no es directo en absoluto, sino increíblemente errático, aunque sin perder de vista el objetivo. Esto me gustó porque es bastante realista, ya que no todo el mundo tiene la oportunidad de ir directo a conseguir sus sueños, y menos si hay obstáculos como los que Kvothe tuvo que sortear. Sin embargo, por partes parecía que la historia estaba estancada y que no ocurría nada interesante.

La historia está narrada desde el punto de vista de Kvothe, es más, es el mismo Kvothe quien, sentado en una taberna, narra la historia de su vida a un escribano llamado Cronista. Es quizá por esto que el único personaje que se desarrolla a un grado más "humano" sea el protagonista, mientras que el resto de personajes secundarios permanecen bastante estáticos: el chico malvado, la chica hermosa e inteligente, los amigos (uno sentimental y el otro más objetivo), la chica misteriosa, los maestros chiflados, bondadosos o inflexibles, etc.


Lo que más me fascinó de esta novela es la construcción del universo en el que Kvothe se mueve. Siempre pensé que un libro que tiene un mapa en la primera página es digno de leerse. Y este libro es de esos. La historia se desarrolla en una especie de Inglaterra medieval, con sus nobles, clérigos y maestros, pero en la que también existen los ángeles y los demonios, y en la que es posible "vincular" y "llamar" a las cosas por su nombre, para que te obedezcan. Pero todo esto tiene una construcción histórico-científica que lo justifica y lo explica. Con Kvothe escuchamos historias de sabios, asistimos a clases de simpatía y sigaldría, e investigamos qué de verdad hay en ciertos mitos, leyendas y anécdotas que circulan entre la gente común. Además, hay diferentes dialectos, idiomas y culturas que en El nombre del viento sólo se mencionan, como prometiendo una mayor ampliación en los libros subsiguientes.

Disfruté muchísimo de la lectura de este libro, a tal punto que aunque no tiene un cliffhanger demasiado dramático en el final (al contrario, es un final bastante tranquilo y completo), ya extraño a Kvothe y necesito conseguir el segundo libro lo más pronto posible.

Share:

0 comentarios

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!