Reseña de "Terapia", de Sebastian Fitzek

Ni testigos ni pistas ni cadáver. Josy, la hija de doce años del conocido psiquiatra Viktor Larenz, desaparece en misteriosas circunstancias de la consulta del médico que la trata de una extraña enfermedad. Cuatro años después, Viktor, sumido en una profunda tristeza, se ha retirado a una remota casa en una isla del Mar del Norte. Allí lo localiza una hermosa desconocida que padece alucinaciones: ve constantemente a una niña pequeña, una niña que padece una extraña enfermedad y que desaparece de la consulta del médico sin dejar rastro. Viktor inicia entonces un tratamiento con la desconocida, pero la terapia se convierte paulatinamente en un dramático interrogatorio... ¿Es posible lo inconcebible?
 
OH. MY. GOD. Mindblowing.

Este libro me dejó descolocada. No puedo creer el final, sencillamente no puedo creerlo. Increíble.


Sentí miedo, y quiero decir verdadero miedo por los personajes. Pena también, hubo cosas que me impresionaron y me dolieron en lo más profundo. El suspenso y el misterio se acrecentaban en cada capítulo, las preguntas se acumulaban y yo no podía parar de pensar, intentar encontrar algo de sentido a todo lo que estaba ocurriendo. [Y es que ese era el punto: nada tenía sentido, todo era producto de un delirio. Un complejo delirio que intentaba desentrañar una verdad de la mente de un hombre.]

Y sin embargo, es asombroso cómo Fitzek conecta todos los puntos en un puñado de capítulos, con una prosa refinada pero simple, dejando caer la resolución del misterio gota a gota, de modo que hasta la última página el lector se hace preguntas y devora cada palabra en busca de respuestas. [E incluso, a raíz del último capítulo, yo me quedé con algunas preguntas: ¿qué pasará con Josy? ¿Volverá a ver a su padre alguna vez? ¿Logrará Viktor estabilizarse al menos? ¿Realmente era esquizofrenico? Porque a lo largo de toda la novela se repite la frase "no es esquizofrenica, sólo finge serlo", refiriéndose a Anna, pero si Anna era una producción de su cerebro para sacarlo de su letargo, quizás esta frase se refería a sí mismo. Y la maldita de Isabell, ¿terminó en la cárcel, cierto? Supongo que es obvio, pero yo quedé con ansias de venganza.]

Una experiencia increíble, que no tiene desperdicio. 



P.D.: Si leyeron esta reseña con spoilers, leyeron el libro y quieren saber la respuesta a alguna de esas preguntas, pueden ver un mail que le escribí al autor (¡¡¡y lo que me contestó!!!) acá.

Share:

0 comentarios

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!