FIL Buenos Aires | ¡Conocí a Javier Ruescas y a Manu Carbajo!

Ok, lo admito: no he leído casi nada de Javier Ruescas. De hecho, sólo leí Pulsaciones, y no es un libro que tenga suficiente contenido como para conocer al autor. Y de Manu Carbajo ni hablar, ni siquiera sé a qué se dedica (además de escribir). Pero estuve en la FIL de Buenos Aires el día 6 de mayo y no podía desaprovechar la oportunidad de conocer a estos dos españoles que tantas veces he visto en Youtube.

Antes que nada, tengo que decir una cosa: la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires es el paraíso. Donde sea que enfoques tu atención, hay gente hablando de libros. Y lo mejor de todo (al menos ese día): los jóvenes mandan. Habían al menos dos pabellones llenos de literatura juvenil, y muchos eventos dedicados a nosotros, hechos por nosotros, para que hablemos y opinemos nosotros. Charlé con un montón de personas sobre libros, hasta me hice algunos amigos gracias a que teníamos casi los mismos gustos en literatura. Estoy tan fascinada con la experiencia que si viniera un hada madrina a concederme un deseo, sería poder vivir en una Feria del Libro eterna.

Quizás no fue el mejor lugar para llevar a mi novio (que no lee nada) en su primera visita a Buenos Aires. Pero ¿para qué están los novios si no es para acompañarte a las Ferias Internacionales del Libro y ayudarte a cargar con todo lo que te compres? Si no es para eso, no se me ocurre para qué podría alguien querer tener un novio (mentira amor, te amo )

La firma de Ruescas y Carbajo comenzaba alrededor de las 20:00hs. Antes había una charla, pero las personas como yo (que viajamos 2.000 km desde Mendoza a Buenos Aires para conocer la famosa FILBA) teníamos que elegir: pasear entre libros, descubrir joyas y perdernos entre las eternas estanterías, o quedarnos sentados en un auditorio a escuchar un famoso hablar de las mismas cosas que ya habla en Youtube. Sí, ya sé que no es lo mismo, pero cuando tenés que elegir, elegís. Y yo elegí la primera opción. Ya después me las arreglaría para conocer a los autores de Electro, Némesis y Aura. 

Alrededor de las 20:00 nos dirigimos al auditorio donde estaba teniendo lugar la charla, para ver dónde iban a hacer la firma. Mis nervios crecían, ¿qué iba a decirles? Ni siquiera había leído la trilogía. Llevábamos en las mochilas el peso de los 10 libros que me había comprado, más los ejemplares comprados en Mendoza por mi cuñada, Ailén, de la trilogía Electro. Yo, además, me había comprado Tempus Fugit para llevarme un recuerdo personal de ese día.
No alcanzamos a llegar al auditorio: una horda de dothrakis adolescentes de entre 12 y 14 años venía corriendo cual manada de antílopes en El rey león hacia nosotros. Nos hicimos a un lado y tratamos de localizar algún ser humano que no estuviera tan enloquecido por las hormonas, y localizamos a unos chicos que caminaban a paso firme en la misma dirección que la horda teen dothraki.
- Che, ¿tienen idea por qué corren?
- Sí, van a la firma de Ruescas
- Aaah buenísimo, ahí vamos nosotros. ¿Dónde es?
- En la carpa blanca
Levanté la vista. Todas las carpas eran blancas. Miré al chico con cara de "me estás tomando el pelo".
- Vos seguinos a nosotros, es por acá - dijo.
Agradezco al cielo haber preguntado a esos chicos, porque yo jamás hubiese encontrado, entre tantas carpas blancas, LA carpa blanca donde era la firma. Llegamos con bastante anticipación, sólo teníamos unas 100 personas delante (compuesta casi en su totalidad por la horda teen dothraki). Teníamos aproximadamente 30 minutos de espera.

¿Quieren saber el secreto para hacerse amigos en 5 minutos? Vayan a una firma de un autor que les guste. No hace falta que les guste tanto (yo de Ruescas no había leído casi nada), pero al estar rodeada de personas que hablan de los mismos libros que leíste o querés leer es imposible no hacer amigos.

Yo, en Mendoza, no conozco a nadie que lea los mismos libros que yo leo. En realidad, no conozco a nadie que lea a la velocidad que yo leo. O que haya leído tantos libros como yo. Me hace sentir un poco sola, ya que me encanta hablar de libros, y casi siempre mis conversaciones se limitan a hacer recomendaciones que sé que no van a leer, o a libros canon, tipo Los juegos del hambre, Divergente, Canción de Hielo y Fuego o Harry Potter. 

Pero yo quiero hablar más. Quiero hablar de George, de La quinta ola, de Donde los árboles cantan y de Terapia. Quiero que me recomienden autores que no conozco. Quiero discutir teorías alocadas sobre Canción de Hielo y Fuego y especular sobre el último libro de Crónica del Asesino de Reyes. Quiero hablar del nuevo grupo editorial, #Numeral, que lanzó Salamandra hace poco.

En una fila para la firma de un autor que te gusta se habla de todo eso. Y más. Incluso creo que disfruté más la fila que la firma en sí. Estaba en mi elemento, y fui feliz.

Pero todo lo que empieza tiene que terminar. Y ahora sí, por fin había llegado: la firma.

Pasamos en grupos de 10 o 15. Dentro de la carpa había una nube de booktubers, algunos conocidos y otros no tanto. Nombres que me sonaban: Kevsho, Naty de Tormenta Literaria, Fede de Atrapado entre libros. No soy la más booktubera, la verdad. Estoy un poco grande para eso, creo. La cosa es que había mucha gente con el pelo de colores, y todos sabemos que si tenés el pelo de colores seguro también tenés un canal de Youtube.

Y al fondo, sentaditos con cara de cansados, estaban Javier y Manu, firmando libros con un sistema supermega eficiente. Posta, tardaron alrededor de 30 segundos en firmarme Electro, Némesis, Aura y Tempus Fugit.
video
Después, obvio, vino la foto.
(Se ve fea porque había poca luz y mucho quilombo pero bueno, es una foto con Ruescas, Carbajo y el lindo de mi novio que me acompañó en esta experiencia. Más no puedo pedir.)

Y así terminó mi aventura en la FIL de Buenos Aires, con muchos libros en la mochila pero más felicidad en el corazón. Si llegaron hasta acá y leyeron todo, quiero decirles de verdad: muchas gracias. Espero no haberlos aburrido.

Que tengan unas hermosas lecturas!

Cofía 

Share:

0 comentarios

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!