Trastornos psiquiátricos en los libros: El Túnel, de Ernesto Sábato

Resulta que hace poco rendí Psicopatología II, y como la materia me encanta y justo después leí El Túnel, quedé manija (o sea, una mezcla entre emocionada y obsesionada, no sé cómo se dirá eso en sus respectivos países) y me dieron ganas de hablar un poco más del tema.

Antes de seguir quería avisar que voy a poner SPOILERS del libro, aunque no sé si puedan considerarse spoiler ya que la historia empieza contándote el final (?) Pero bueno, voy a hablar del libro en su totalidad, así que si quieren leerlo sin saber nada del desarrollo del mismo, cierren todo y vuelven cuando lo hayan terminado.

Para empezar, hablemos un poco del autor: Ernesto Sábato. Este genio de la literatura argentina nació en el Gran Buenos Aires, en 1911. Sólo escribió tres novelas, y todas tienen esa onda existencialista y "hundida" en la psicología de sus personajes que tiene El Túnel. Ganó cientos de premios, y fue una figura bastante influyente en la turbulenta historia política de Argentina en el siglo XX: muchos medios e incluso presidentes buscaban sus opiniones sobre temas de actualidad.
Miren que SWAG tenía el viejo ;)
Cuando en una entrevista le preguntaron por los temas de su novela Sobre héroes y tumbas, contestó:
"(...) lograr mediante el lenguaje poético lo que jamás se logra mediante documentos de partidarios y enemigos; intentar penetrar en ese corazón que alberga el amor y el odio, las grandes pasiones y las infinitas contradicciones del ser humano en todos los tiempos y circunstancias, lo que sólo se logra mediante lo que debe llamarse poesía, no en el estrecho y equivocado sentido que se le da en nuestro tiempo a esa palabra, sino en su más profundo y primigenio significado."
Lo que me resulta fascinante de este hombre es que parece que jamás tuvo un acercamiento a la psiquiatría o a la psicología, al menos a un nivel académico formal. Quizás haya investigado sobre el tema (porque era muy culto, que por algo lo consultaban hasta los presidentes), pero su comprensión de la psiquis humana parece surgir de una intuición y observación propias.
En mi reseña del libro de Sábato mencioné algunos síntomas que son patognomónicos de un trastorno delirante. 
Pero pará, ¿qué significa patogNO SE QUÉ?
Un síntoma patognomónico es aquel síntoma que, si está presente, casi que nos asegura la presencia de un trastorno determinado. Por ejemplo, si tenemos tos, fiebre y dolor corporal, seguro tenemos gripe, porque éstos son signos patognomónicos de la gripe.

Pero volvamos a El Túnel. Cuando terminé de leerlo, ponía las manos en el fuego por que Juan Pablo padecía un trastorno delirante. Este trastorno, que está dentro del grupo de las psicosis, se caracteriza por la presencia de delirios (duh), es decir, de ideas firmes e incuestionables para la persona que lo padece, pero que resultan incomprensibles para el observador, ya que son inderivables (provienen de la nada, o de una lógica demasiado personal y subjetiva).

Lo interesante del trastorno delirante es que, por lo general, el contenido del delirio es posible, hasta probable quizá. Es decir, no es que la persona que lo padece cree que las ballenas lo persiguen, porque esto es imposible, descabellado. En el trastorno delirante, la persona cree que su pareja lo engaña, que hay alguien enamorado de él, o que sus compañeros de trabajo están complotados contra él: todas estas cosas son perfectamente posibles, probables y han pasado antes.
Estos delirios están tan bien construidos que podrían engañar al observador distraído, y hacerle pensar que, por más increíble que parezca, todo es cierto. Pero si analizamos con atención su lógica, descubrimos que, en la base, hay una premisa delirante. Hay algo salido de la nada que al enfermo se le hace evidente, pero que no está anclado en la realidad.
"Pronto advertí que mi primera conclusión era una ingenuidad: había pensado (lo que es correcto) que no era necesario que María sintiese amor por Hunter para que él tuviera celos (...) [pero] tampoco era un inconveniente. (...) Ahora bien: ¿había motivos para pensar que María tenía algo con su primo? ¡Ya lo creo que había motivos!"
La lógica que se desarrolla en este fragmento es en apariencia correcta, pero parte de una premisa sin sustento: que Hunter siente celos de María. No hay en el libro nada que pueda asegurarnos esto, ya que Juan Pablo lo da por supuesto desde el día en que lo conoce y atribuye todas sus conductas a sus supuestos celos.

Sobre esa premisa falsa, se contruye luego una montaña de conclusiones, pruebas e hipótesis que no dejan ver que esa pequeña primera semillita no es real. Juan Pablo está convencido y hasta empeñado en convencerse de que María lo está engañando o lo está tomando por tonto.
"Con esta actitud sólo lograba aumentar mis dudas acerca de la naturaleza de su amor, puesto que yo me preguntaba si ella no habría estado haciendo la comedia y entonces poder ella argüir que el vínculo físico era pernicioso y de ese modo evitarlo en el futuro; siendo la verdad que lo detestaba desde el comienzo y, por lo tanto, que era fingido su placer. (...) Lo que más me indignaba, ante el hipotético engaño, era el haberme entregado a ella completamente indefenso, como una criatura."
Así, podemos pensar que Juan Pablo está desarrollando, a lo largo de la novela, un trastorno delirante de tipo celotípico. Las personas que padecen este tipo de trastorno están convencidas de que su pareja los engaña, y se apoyan en pequeños detalles que presentan como pruebas irrefutables de la veracidad de su delirio. 

"María y la prostituta han tenido una expresión semejante; la prostituta simulaba placer; María, pues, simulaba placer; María es una prostituta."
Es muy común que los pacientes con un trastorno delirante pasen desapercibidos, ya que además de que su delirio no es extraño, los ámbitos de su vida que éste no afecta se desarrollan de manera casi normal. La vida social de Juan Pablo, por ejemplo, no se ve afectada: mantiene conversaciones perfectamente normales con el marido de María, con Hunter y Mimí, y con demás desconocidos sin levantar sospechas de lo enrevesado de sus pensamientos.
Así es como los delirios van creciendo, ocupando cada vez más los pensamientos de la persona, volviéndose casi lo único en lo que puede pensar. Y Juan Pablo va cayendo en una vorágine cada vez más oscura, en la que sus pensamientos van a conducirlo a la conclusión más siniestra del trastorno: la necesidad de una venganza.

Los pacientes con trastornos delirantes son muy propensos a cometer actos delictivos. Y en el peor de los casos, matan. Se sienten humillados, agravados, y premeditan su venganza aún sabiendo que lo que van a hacer es ilegal. Matan porque lo creen justo, y luego se entregan, convencidos de que estaban en su pleno derecho de asesinar a esa persona.

Al ser el delirio de Juan Pablo de tipo celotípico, resulta muy adecuado que la escena del asesinato haya sido tan pasional:
"- ¿Qué vas a hacer, Juan Pablo?Poniendo mi mano izquierda sobre sus cabellos, le respondí:- Tengo que matarte, María. Me has dejado solo.Entonces, llorando, le clavé el cuchillo en el pecho. (...) Un súbito furor fortaleció mi alma y clavé muchas veces el cuchillo en su pecho y en su vientre."
Toda la bronca, toda la humillación, toda la impotencia acumulada están volcadas en esas puñaladas. Si Juan Pablo hubiese sido una persona fría y calculadora, le habría bastado con clavar una vez el cuchillo en la zona adecuada (el corazón, o el cuello tal vez) y dejar que la herida hiciese su trabajo. Pero en Juan Pablo las emociones se mezclaron con ese acto enfurecido, y apuñaló cientos de veces como un autómata, descargando todo lo que durante semanas había estado sufriendo por ese amor tan patológico.

Es importante tener esto en cuenta porque pone de relieve que, por más que parezca un cabrón de mierda (perdón por el vocabulario, pero no se me ocurrió una mejor manera de describirlo), Juan Pablo está sufriendo. Todos sus pensamientos le hacen daño, pero no puede verlo, y tampoco detenerse. Y, aún peor, echa la culpa constantemente al afuera, a María, quien es el centro de todo su delirio.
Las personas con trastornos mentales sufren. Sufren porque no entienden el mundo, o porque creen entenderlo demasiado bien. También sufren porque el mundo es horrible, o porque no pueden controlarlo. Y sufren porque están constantemente, como Juan Pablo, persiguiendo una verdad que no les es posible alcanzar, tratando de asir algo en la oscuridad, buscando siempre una respuesta.

Juan Pablo creyó que esa respuesta era María, y por eso la quería consigo para siempre. Quería que fuera suya, controlarla, tenerla guardada para sí. Pero las personas no somos objetos que se pueden guardar en una caja de cristal. Y la impotencia de no poseerla llevó a Juan Pablo a la locura.

"(...) en todo caso había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida. Y en uno de esos trozos transparentes del muro de piedra yo había visto a esta muchacha y había creído ingenuamente que venía por otro túnel paralelo al mío, cuando en realidad pertenecía al ancho mundo, al mundo sin límites de los que no viven en túneles (...)"

Sábato creó en El Túnel a un personaje que parece sacado directamente de un manual de psiquiatría, sin haber leído jamás algo como eso. Esto me lleva a pensar que quizá los seres humanos no somos tan especiales e impredecibles como creemos, sino que funcionamos según patrones, según una lógica que, como es propia, no alcanzamos a dilucidar. Que no somos más que otro mamífero caminando sobre la Tierra, tan solo un poco más complejos que los leones. Y que nos queda mucho por descubrir sobre nosotros mismos, antes de poder afirmar (con ese dejo de arrogancia que caracteriza a la especie humana) que somos seres superiores.

Share:

17 comentarios

  1. ¡Hola, Sofi! Me pareció una lectura interesantísima la que hiciste sobre 'El Túnel'. Hace mucho tiempo que lo leí, pero tu artículo me dio ganas de releerlo, de examinar las palabras de Juan Pablo a ver en qué momento falla su discurso. ¡Me encantó leerte! Saludos. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julián! Me alegro que te haya gustado <3 Quizás yo sea un poco enferma, pero siempre hago este tipo de lectura de los libros, y El Túnel me pudo, tenía que hacer una nota aparte jajaja.

      Gracias por comentar! Un saludo :D

      Eliminar
  2. Hola!! Amo la psicología y más si tiene que ver con todos estos tipos de trastornos mentales que tienen los criminales. En verdad me vuela la cabeza jaja. Leí el libro hace bastante y en un momento creí que María en verdad estaba como Hunter pero analizándolo me di cuenta de que el protagonista era el problema y que no era estable mentalmente.
    Muy interesante tu análisis siempre me gusta leer cosas así y aprender un poco más.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicole, que bueno que te haya gustado! Cuando yo lo leí a los 16 quedé un poco confundida, no me decidía en si el protagonista tenía razón o estaba loco, lo único que tenía claro era que su decisión de matar a María había sido exagerada.

      Con esta segunda lectura, cada cosa que pensaba Juan Pablo me iba pareciendo más y más de manual, sinceramente, así que tuve que hacer esta entrada jajaj

      Gracias por leerme! Un saludo!

      Eliminar
  3. Me siento tan identificada con algunas cosas que dice el personaje que a veces me asusta, jaja! Amo este libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Deni! Jajaja no te asustes, todos nos sentimos un poco identificados... Pero lo de Juan Pablo ya es algo que le genera sufrimiento y es muy exagerado, por eso me pareció que podía estar sufriendo este trastorno.

      Este libro, como decís, es fantástico, lo mires por donde lo mires. Un saludo, y gracias por comentar!

      Eliminar
  4. ¡Hola Sofi! Te felicito por esta entrada tan bien explicada y a la vez, relacionada con el libro, que me alegro que te haya gustado tanto, muchos me lo han recomendado y tu reseña no se queda atrás.
    Es muy interesante tu planteo, la verdad me gustaría analizarlo desde este punto una vez que haya leído el libro, y también otras cosas con las que se pueda vincular.
    En fin, me gustó mucho leer tu post.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mai! Muchas gracias! Espero que puedas leer el libro, está buenísimo poder prestar atención al discurso de Juan Pablo e ir comparándolo con lo que podría ser la realidad, para descubrir qué cosas están fallando en su mente como para llegar a tan terrible desenlace.

      Un saludo, y gracias por comentar!

      Eliminar
  5. ¡Hola Sofi! Te felicito por esta entrada tan bien explicada, además de relacionada con este libro, el cual me alegro que te haya gustado tanto.
    La verdad es que me han recomendado demasiadas veces El túnel, vi muchas opiniones positivas, y tu reseña no se queda atrás.
    Es muy interesante tu planteo, y sería genial analizar desde esta perspectiva el libro una vez que lo lea, me gustó mucho leer tu post y tenerlo en cuenta.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Hola Sofi! Justo habia comentado otra entrada tuya en donde recomendabas este libro dentro de temas psicologicos. Yo todavia no lo lei pero tengo muchas ganas de hacerlo, a pesar de que me encontrado con comentarios muy buenos, como malos. Muchos dicen que es tedioso de leer.
    No esto muy metida en la psicologia, no se nada, pero he leido un par de libros que se centran en trastornos de este tipo y me resultaron geniales.
    Si te gustan las novelas negras, "Acosado" de Wulf Dorn es bastante bueno. Capaz que vos que estas mas metida en esto no te guste tanto. Pero podes probar, el protagonista es psiquiatra y el autor hizo un trabajo excelente para hablar de los diferentes trastornos que se tocan.
    Buenisima la entrada! Nos leemos, Anto
    PD: Te sigo. No se porque no te seguia de antes xD jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anto! Sii! Leí tu reseña de Acosado y me llama muchísimo la atención. Mañana tengo que ir a la librería así que probablemente lo busque jajaja. Gracias por la recomendación!

      Respecto a El Túnel, es cierto, puede ser un poco tedioso de leer, porque la narrativa sigue los pensamientos de Juan Pablo con mucha minuciosidad y si no te interesa descubrir bien al detalle qué es lo que pasa por su mente, teniendo en cuenta todas las cosas que marqué en la entrada, quizás te aburras. Es una cuestión de gustos, yo me re entusiasmo con estas cosas porque amo la psicología, pero hay gente que le gusta que haya más acción, y eso es algo que no pasa mucho en este libro.

      De todas formas, espero que le des una oportunidad! Un saludo!

      Eliminar
  7. Hola! Como andas? Le tengo muchas ganas a este libro, y a pesar de saber que pasa porque me dopileo medio planeta sigue en mi lista de pendientes. Yo estudio psicología y aunque algunas cosas están narradas de manera un tanto exagerada describe muy bien ciertos trastornos!
    Muchas gracias por esta entrada, es súper completa, saaludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Yo también estudio psicología jajaj, estoy en quinto año ya, a esta altura empezás a ver trastornos por todos lados! Pero el caso de este personaje me dejó pensando un montón, así que quise hacer esta entrada para ver qué le pasaba (repasé el DSM varias veces para asegurarme de que no me equivocaba, ya que tuve que hacer un diagnóstico diferencial con el trastorno de la personalidad paranoide).

      Algunas veces pienso "no parece TANTO un trastorno delirante, si hasta es comprensible lo que le pasa" pero después me acuerdo las cosas que vi en el hospital y sinceramente, es bastante extrapolable al caso de Juan Pablo.

      Un saludo, y gracias por comentar!

      Eliminar
  8. Hola,Sofi! Muy, muy, muy interesante la entrada y el analisis... Calculo que algunas de las cosas que decis de los trastornos (como lo que piensan) la gente que no padece la enfermedad, los experimenta en menor medida...
    Estaba por empezar justo EL TÚNEL pero bueno... voy a seguir con otros libros hasta olvidar algunos spoliers de arriba jajaja En mi defensa el post es interesantimiso jaja
    Nos leemos!
    Naty de losdevoralibross.blogsot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nati! Me alegro que te haya gustado el post, y sí, es como decís, las personas "normales" tienen este tipo de pensamientos también, pero lo sufren menos (no se obsesionan tanto con ellos) y quizás no les surgen tan seguido. Además, lo normal es que una persona no enferma no termine asesinando intencionalmente a nadie jajaja!

      Que lástima lo de los spoilers, la próxima avisame en los comentarios del Fb de la CBA y arreglamos para que puedas comentar otro post!

      Un saludo!

      Eliminar
  9. ¡Hola!
    Me encantó la entrada. Hace poco terminé de leer El túnel y concuerdo con todo lo que decís, el delirio lleva al personaje esos extremos.
    En ocasiones me sentía un poco "identificada" con el protagonista, y no porque vaya a tales extremos ni que me obsesione de esa manera, pero es cierto que puedo ser muy paranoica con ciertos detalles -cosa que detesto-, por ej: X persona no llega a la hora exacta y me inventé mil historias del porqué no llegó.
    No sabía que consultaban a Ernesto Sabato con cuestiones políticas, ese hombre es un genio.

    Espero ver mas entradas de este tipo ^^ Besos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aylen! Si algún día nos conocemos, quiero que sepas que nunca llego a la hora exacta a ningún lugar jajaja, y el único motivo es que probablemente me colgué leyendo mientras me cepillaba el pelo.
      Todos tenemos rasgos que pueden parecernos un poco patológicos, pero mientras no interfieran en nuestra vida cotidiana y en nuestra felicidad, podemos quedarnos tranquilos, porque no estamos locos! Jajaja
      Probablemente haga otra entrada de este tipo a fin de mes! Espero que la puedas leer :D Un saludo!

      Eliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!