Reseña de La lección de August, de R.J. Palacio


Título: La lección de August
Autora: R.J. Palacio
Saga: Eh... sí? Hay varios spin-off, pero puede leerse en forma independiente. Sello editorial: Nube de Tinta (original), la edición de la imagen es de Colecciones Clarín
Sinopsis: Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias. Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.
Leí este libro en una tarde. Lo agarré por casualidad, no estaba en mis planes leerlo, pero como lo compré hace ya tiempo con la colección Historias que dejan huellas, del diario Clarín, lo tenía esperándome en la estantería. Tenía la mente bastante cansada porque acababa de terminar la última fase de estudio para un final antes de ponerme a repasar, y debo decir que éste es de esos libros que resultan perfectos para esos momentos.

La lección de August cuenta la historia de, cómo no, August, un niño con una deformidad facial bastante importante. No sólo es una cuestión de estética, sino que también le ha traído problemas de salud de diversos tipos. August (o Auggie) nunca ha ido a la escuela debido a estos problemas, pero finalmente, al cumplir 10 años, sus padres deciden que es hora de enfrentarlo al mundo.


Este es un libro sobre la superación, sobre aceptarse a uno mismo y sobre lo importante que es la amistad y el compañerismo. El libro está narrado desde varios puntos de vista diferentes. Cada narrador se diferencia bastante bien de los otros, e incluso aparecen distintos recursos estilísticos que hacen que, si abrís una pagina al azar, sepas de cuál punto de vista se trata con sólo leer un párrafo.

Respecto a la historia, creo que R.J. Palacio ha sabido captar muy bien las diferentes dinámicas de relación que aparecen en los distintos escenarios. Por ejemplo, en la escuela, Auggie se relaciona con niños de su edad (entre 10 y 11 años), en un momento de la vida en que la apariencia empieza a volverse sumamente importante. Esto crea un gran impacto, tanto en el grado como en él mismo, y creo que eso estuvo muy bien llevado desde el principio.

August siempre ha sido el centro de su universo: en su familia, siendo el foco de todos los cuidados de sus padres y su hermana; en la calle, atrayendo todas las miradas aprensivas y hasta de horror; y ahora, en la escuela, convirtiéndose en el blanco de burlas y discriminación, pero también de manos amistosas tendidas para ofrecerle ayuda.

La forma en que los compañeros se van moviendo (en el sentido relacional) me pareció muy bien configurado. Me recordó mucho a una época en mi escuela primaria, cuando ingresó un niño que había sufrido graves quemaduras en todo el cuerpo, incluida su cara. Al principio nadie quería tocarlo, pero poco a poco fuimos incluyéndolo y dándonos cuenta de que era tan normal como los demás.


La trama escolar es entretenida, aunque nada fuera de lo común: es la típica historia de populares vs. marginados, con el interesante agregado de un niño deforme, que va a disparar diferentes reacciones en el grado.

Uno de los prejuicios que tenía respecto a esta historia era que creía que todo se iba a centrar en August: lo que vive, lo que sufre, y cómo todos los adoran y lo cuidan desinteresadamente. Por eso, lo que más me gustó del libro fue el personaje de la hermana de Auggie, Olivia, quien rompe con esto y, a medida que va creciendo, empieza a sentir (y a reclamar) la falta de sus padres por tenerlos siempre centrados en August. Me gustó que fuera un personaje autónomo, y no simplemente "la hermana de August". Me gustó que tuviera sus propios sentimientos y necesidades, sus propios problemas adolescentes, y que los fuera resolviendo de diferentes maneras, equivocándose, enfureciéndose, sintiendo culpa, conteniéndose.

La configuración de la dinámica familiar, entonces, también me pareció muy interesante y bien llevada, teniendo en cuenta ese elemento.



El único problema que tuve con este libro es el final. Como no quiero spoilear, solo diré que me pareció demasiado de cuento de hadas, demasiado Disney. Entiendo que es un libro para niños pero me pareció exagerado, y me sacó un poco de contexto. De pronto, parecía que en lugar de estar leyendo una historia estuviera viendo un cartel de neón rojo que anunciaba cuál era la moraleja del libro, cosa que creo que no hacía ninguna falta.


En fin, La lección de August es una historia entretenida, dulce, y mantiene siempre un tono positivo. Es un buen libro para ser leído en escuelas, sobre todo en el paso de primaria a secundaria, y lo súper recomiendo para salir de un bloqueo de lector o para leer en exámenes, porque es súper fluido y muy bonito.
"Se nos debería recordar por las cosas que hacemos. Las cosas que hacemos son las cosas más importantes de todas. Son más importantes que lo que decimos o que nuestro aspecto. Las cosas que hacemos duran más que nuestras vidas… Las cosas que hacemos están hechas de los recuerdos que la gente tiene de ti. Por eso tus actos son como tus monumentos. Están construidos con recuerdos y no con piedras."

Share:

8 comentarios

  1. Hola!!
    Tengo pendiente de leerlo desde hace tiempo, a ver si me animo.
    Gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro muy bonito! Ojalá puedas leerlo!
      Muchas gracias por comentar <3

      Eliminar
  2. A mi me encantó este libro cuando lo leí y la verdad es que tengo ganas de ver la adaptación en la gran pantalla. Un besito y nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maya! Sí, yo también tengo muchas ganas de ver la adaptación, más teniendo en cuenta que la madre de August será Julia Roberts <3
      Muchas gracias por dejar un comentario <3 Un saludo!

      Eliminar
  3. Hola!! Leí este libro hace unos meses y lo adoré. Me encariñé mucho con Auggie. Aunque coincido con vos en eso del final, fue un poco irreal, pero sin duda August se lo merecía. Muy buena reseña!!
    Besooo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Ya leí otra reseña sobre este libro y la verdad que no sé si es el tipo de lectura que quiero leer ahora, aunque las dos hablan muy bien del libro. Seguramente más adelante le dé una oportunidad. ¡Gracias por la reseña! ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Sofi!
    Tengo este libro en mi lista de pendientes hace mucho tiempo. Leí muy buenas críticas de él y tengo ganas de darle una oportunidad pronto. Sé que además hay algunos complementarios, tipo spin-off. Así que quizás lea también esos.
    Me alegro que fuera una lectura amena.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Leí este libro hace un montón y la verdad es que me encantó. Coincido con que capta muy bien las relaciones, y más en esa edad polémica donde las burlas son muy comunes. ¡No sabía que se venía una adaptación! Fue una linda sorpresa, más viendo esas imágenes (y a Julia Roberts!).
    Muchas gracias por la reseña, ¡me alegro que te haya gustado!

    Thelandofreaders.blogspot.com

    ResponderEliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!