Regresanding

*se asoma* Volví... creo. Tengo ganas de activar esto, el problema es que no sé bien cómo. No sé bien qué es lo que quiero hacer, y eso me va a llevar inevitablemente a no poder hacer de esto un proyecto continuado... pero ¿a quién le importa, no? Quizás esto se ha convertido en un espacio al que vengo a hablar de cosas cada tanto.


Resulta que en este último año nada salió como lo planeaba. Y este julio de 2018 llegó como el punto de inflexión en el que me di cuenta de que no, este año tampoco voy a poder recibirme. Y dejé de actualizar el blog para concentrarme en estudiar y rendir, pero resulta que hace un año que no actualizo y aún así me las he arreglado para tener otras preocupaciones que me distraen, jajaja! Y lo peor de todo fue cuando no había ninguna preocupación a la que aferrarme, y cierta oscuridad interna encontró lugar para escalar dentro de mí y apoderarse de todos mis estados de ánimo y de toda mi fuerza de voluntad. Estoy hablando de una pequeña amiga llamada depresión.

Pero por suerte la empujé hacia el fondo, y ya estoy muy bien. Sigue ahí, y el hecho de que haya podido salir un tiempo y dominarme hace que ahora sea muy consciente de ella, pero creo que puedo manejarla. Una de mis herramientas para hacerlo es volver a escribir acá.

Así que por eso volví. Sin un plan, sin un proyecto, pero volví. En este año que pasó me cansé un poco del mundo BBB, pero quizás pueda hacer de este espacio algo diferente e íntimo. Es lo que siempre he querido, pero por alguna razón la autoexigencia de publicar con asiduidad me llevaba a convertirlo en un blog estándar. Con reseñas, tags, TBR y esas cosas. No sé por qué sigo creyendo que puedo imponerme un TBR, jamás en la vida lo hice y el hecho de haberlo mantenido con una recta disciplina durante el año en el que me mantuve más activa acá hizo que mi relación con la lectura se dañara un poco. No tengo ganas de leer, y todo lo que empiezo lo dejo un poco a medias, lo retomo luego de semanas, empiezo varios libros a la vez, y compro libros que nunca leo.

Pero sí sigo manteniendo con bastante éxito mi intención de leer más autoras que autores (aspiro a una proporción de 70-30 al terminar el año, como si fuera un buen fernet) y me mantengo bastante firme en mi decisión de no comprar más libros nuevos hasta terminar de bajar mi pila de libros no leídos (con algunas recaídas, he de admitir).

Así que este año he leído casi todos los libros de Chimamanda Ngoci Adichie, autora que amo, aunque actualmente estoy un poco trabada con Medio Sol Amarillo. El único que me falta además de ese es Algo alrededor de tu cuello. Las novelas de esta autora son muy amenas, simples, y recrean muy bien el drama mundano, cotidiano. Medio Sol Amarillo, sin embargo, me sorprendió con un drama más del tipo "masacre y represión durante un golpe de Estado", por lo que me sentí un poco abrumada y tuve que dejarlo un tiempo.

Además, empecé a leerlo justo después de terminar Rojo y Oro, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual. ¿Puedo decir que amo a estas autoras? Claro que puedo, este es mi blog. Bueno, las amaba antes de leer sus libros, porque las conocía por Twitter. Y compré Rojo y Oro, y lo leí, y pensé que estaba ok mientras lo leía, porque es muy entretenido y esas cosas, pero nada del otro mundo. Pero después el final me golpeó un poco. No sé si de manera demasiado consciente. Quedé un poco aprensiva después de terminarlo, pero no me esperaba que me quedara esta resaca lectora nivel EXTRAÑO A LOS PERSONAJES. Ahora tengo miedo y a la vez ganas de leer sus otros libros.

Tengo que decir también que estoy llorando mucho estos días. Pero tengo un problemita y es que rara vez soy capaz de llorar por el motivo directo que me hace llorar. Me explico: si me peleo con mi papá, mi cabeza está tipo "nada nuevo bajo el sol, no hay problema", pero tipo REALMENTE está así, totalmente relajada. Y después en el micro el aleatorio de Spotify me tira Father and Son de Cat Stevens y lloro la gota gorda. Y me doy cuenta de que sí había un problema.
Bueno, así con todo. Con Rojo y Oro me pasó algo así. Imaginate el nivel de estabilidad emocional, regia estoy eh. Diez puntos.

Leí otros libros también, o eso creo. He estado releyendo mucho también. Libros de mi infancia, libros que leí hace poco y me gustaron mucho, capítulos sueltos de algunos libros. Creo que subestimamos mucho el placer de releer. La edad y la experiencia nos dan nuevas perspectivas sobre las historias que leemos. Así que releí Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (obviamente), Las Crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario y Orgullo y Prejuicio. También releí Juego de Tronos y algunos capítulos sueltos de los libros subsiguientes.

Lo que más he consumido este tiempo han sido podcasts. No entiendo cómo este formato no tiene más difusión. ¿Qué escucha la gente mientras va en el bondi? Música, ya sé. Pero ¿no se aburren? Yo intercalo. A veces podcasts, a veces música. Actualmente estoy escuchando mucha música retro, y ocasionalmente canciones de Luis Miguel (después de ver la serie es inevitable caer). Armo playlists compulsivamente en Spotify, y si entran en mi perfil pueden verlas. No tengo mucha imaginación para los nombres, así que no me juzguen.

Respecto a los podcasts, escucho los de siempre: Hielo y Fuego Pod, FansFiction, Barley Almirante & Scotch, Demasiado Cine, Una dosis de ficción, todo lo que saca PostaFM; y algunos nuevos, como Rayos Catódicos, Dear Mr. Potter (mi primer pod en inglés) e Hijos de la Web. No puedo parar de escuchar podcasts. Tengo ganas de hacer el mío propio, pero no tengo un plan, ni un guión, igual que con esto. Quizás algún día lo haga, quién sabe.

Obvio que también estoy enganchada a la locura de Marvel, pero ¿para qué hablar más de eso? Todo el mundo está hablando del tema y yo la verdad no tengo mucho para aportar. Mi experiencia personal con Infinity War fue traumática. Salí del cine en shock, literalmente. No recuerdo cómo llegué de la sala de cine a la parada del micro, por suerte iba con mi novio. Y no sé por qué me afectó tanto, pero todavía no puedo volver a mirar la escena final de Spider-Man.

Últimamente se me ha dado por mirar películas de lockers. O sea, Mean Girls y todo lo que sea parecido a eso. Son mi guilty pleasure. Vi The DUFF; La lista de no besar de Naomi y Ely; Love, Rosie; La rebelión de los excluidos, La Última Canción; y, por supuesto, Mean Girls. Como conclusión diré que Victoria Justice no está eligiendo bien las películas en las que ha trabajado, y que creo que Netflix va por buen camino en el género de la comedia romántica. Teniendo en cuenta, claro, que la comedia romántica está casi muerta. Tengo que ver El Stand de los Besos para agregar más evidencia a mi teoría.

No solo he visto estas cosas igual, también hice maratón de Pixar y Dreamworks, porque madurar para qué. Tengo ganas de escribir un poco sobre eso. También vi todas las de los Oscars, y alguna que otra más que no me acuerdo. Ya hablaré de eso en otra entrada.

Aunque estoy un poco cansada de las series, he visto un par en lo que va del año. Resaltan la de Luismi (yass), The Good Place (buenísima, veanla), y la primera temporada de La Casa de Papel (meh). Estoy viendo lentamente Grace&Frankie, Jessica Jones y Jane the Virgin. Amo las tres, son todas muy girl power de maneras diferentes.Con mi novio además estamos viendo Los Simuladores, y cada tanto me veo algunos capítulos sueltos de Brooklyn99 y Friends. Quiero ver la segunda temporada de The Hanmaid's Tale pero no sé si mi estado de ánimo está preparado para eso. Y extraño Game of Thrones.

Ya no consumo tanto internet, han quedado pocos booktubers a los que realmente siga y ¿youtubers? ¿Te lo resumo así nomás? Quizás. Hasta La Faraona me cansó, y empecé a verla hace unos meses. También dejé de leer blogs, aunque eso es algo que quiero retomar ahora. Me hice metí bastante más en Instagram y ahí he subido algunas historias interesantes, sobre todo con el debate por la legalización del aborto. Pero Twitter siempre ha sido mi nicho, así que estoy más activa ahí que en otras redes.

Básicamente eso es todo. Tengo más cosas que contarles, como las recetas nuevas que estoy probando ahora que vivo sola, o cómo es vivir con una gata que lo único que exige de vos son cariños y comida. También tengo que hablar de lo que he aprendido sobre decoración (porque este departamento no se decoró solo), de mis nuevos estilos a la hora de vestirme y de tips para el cuidado de la piel y el pelo. También quiero convertir esto en una especie de diario donde hable de mis progresos con respecto a la carrera. Todo, todo eso va a ir apareciendo de a poco, mientras me vayan dando ganas.

Así que si llegaron hasta acá, gracias por leerme. Y si me dejan un comentario no me enojo, eh.

Besitos, besitos chau chau!

Share:

6 comentarios

  1. ¡Ay, Sofi! ¡Hay tanto para decir y siento que las palabras me son tan flojas! Aún así, me digno a improvisar un comentario. El vínculo entre un autor y sus textos (en este caso, vos y tu blog) a veces se enfría y se trunca, por razones interiores y exteriores. Incluso muchas veces, en el afán de querer seguir publicando, sufrimos ese tira y afloje, entre ser genuinos o ser constantes, y el universo BBB que al principio nos encantó pierde su gusto a diversión.

    En tu escritura y tus entradas se te nota lo genuino. Y está bueno tomarse una pausa, sea corta o larga, para equilibrar el corazón. Porque lo que queremos decir está allí. Tu lista de lecturas y relecturas, tus podcasts y tus series me parecen geniales. Aún no leí ninguna novela o cuento de Adichie, pero ya leí «Todos deberíamos ser feministas» y «Querida Ijeawele», que ocupan un lugar privilegiado y visible en mi biblioteca ♥♥♥. Ahora que se están visibilizando más, con razón y justicia, a las escritoras, creo que es el mejor momento para buscar nuevas obras, especialmente de autoras argentinas (Selva Almada, Samanta Schweblin, Gabriela Cabezón Cámara, si debo referir contemporáneas, por ejemplo); en la Feria del Libro adquirí «El cuento de la criada», de M. Atwood, que aún no empezaré porque quiero hacerme un buen tiempo para esta historia. :D

    No es difícil imaginar que mucha agua ha pasado bajo el puente fuera de tu blog. Si tu retorno es fruto de la necesidad de seguir contándote a vos misma a través de reseñas o entradas, bienvenido sea. Porque a pesar de las distancias y los tiempos, las palabras, si son honestas, perduran. (Entre paréntesis, hace poquito hablaba con unos amigos acerca de ciencia ficción y recordé tu reseña de «Justicia auxiliar»; ¡lo tengo que leer!).

    Desde Buenos Aires, muchísimos saludos y buenos deseos en estas nuevas etapas que estás viviendo. ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julián! Que lindo recibir un comentario tuyo! Me gusta mucho eso que decís sobre la necesidad de contarme a mí misma. Creo que es algo que siempre ha estado presente en mi vida, va resurgiendo cada tanto cuando mi ánimo lo requiere.
      Respecto a lo que decís del mundo BBB, es triste que haya decaído y me produce sentimientos encontrados el hecho de que siga ahí, intentando sobrevivir. No veo que se renueve, y tampoco se me ocurren muchas ideas para aportarle. Sin embargo, me halaga que me digas que después de tanto tiempo te acordás de mis reseñas! Espero que puedas leer Justicia Auxiliar pronto, y cuando lo hagas, vení a mi blog a contarme tu opinión.
      Muchas gracias por tu comentario, siempre es un placer leerte. Un saludo!

      Eliminar
  2. (Viene con un humilde comentario)
    ¡Hola! Espero que el regreso a este blog, a este pequeño mundo que te pertenece, te esté resultando agradable. ¡Has hecho muchísimas cosas! Y escribas con la constancia que escribas aquí, siempre podrás hacerlo, así que no te preocupes por eso y disfruta.

    Te deseo mis mejores deseos <3

    Besitos desde las Tierras de la Fantasía!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sindy! Tenés razón, no lo había pensado de esa manera. Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  3. ¡Hola! Acabo de llegar a tu blog y la verdad es que me alegra que lo actives. Es posible que sí te cueste encontrar algo nuevo sobre lo cual postear, pero eso está bien y no hay por qué preocuparse. Eventualmente algo saldrá y listo. Mientras apasione, como los viajes o simple divagación será perfecto. También me ha pasado eso de perder la pasión por la literatura, muchas veces dedicarse a las reseñas, los análisis y las obligaciones nos hace eso y lo mejor es tomar un respiro y buscar una nueva forma de abordar lo que amamos.

    <3

    suerte en todo, estaré atenta a tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias por leer y comentar. Creo que voy a poder mantener a flote el blog, porque me parece increíble el movimiento que he obtenido como respuesta luego de publicar esta entrada. Nunca creí que esto fuera a pasar, ni siquiera lo he compartido en mis redes, jajaj! Pero tres comentarios me parece un montón teniendo en cuenta que no publicaba hacía más de un año.
      Así que sus comentarios me han animado mucho y me han dado ideas para seguir escribiendo. Muchas gracias!

      Eliminar

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!