El poder de la lectura

Todas las personas que leemos habitualmente sabemos que la lectura nos trae un montón de beneficios que no podemos explicar, aunque lo vivimos en carne propia. Nos relaja, nos enseña, nos conecta con otras realidades y nos hace ver intelectualmente sexys en el transporte público.

*voz de Joey Tribbiani* How you doin'?
Además, todos hemos leído noticias o artículos científicos que hablan sobre cómo la lectura nos ayuda a reducir el estrés, a mantener la plasticidad neuronal (y mejorarla), a generar experiencia para el aprendizaje significativo, a dormir mejor, y montón de cosas más.

Personalmente, la lectura me ha ayudado a resolver situaciones que me estaban ocurriendo por primera vez, pero que ya había vivido antes a través de un libro. Mi experiencia leyendo ficción es tan vívida, que una vez casi digo "te entiendo, me pasó cuando viví en España en el siglo XV" y me contuve a tiempo para que mi interlocutora no pensara que soy una de las regeneraciones de Doctor Who (que sí soy, btw, pero eso no era asunto de ella). Cuando viajé a Nueva York, mi mamá estaba sorprendidísima con mi repentina capacidad de orientación dentro de Manhattan, que adquirí gracias a mi adolescente afición a las novelas románticas de los años '20 situadas en la isla. Y cuando me bajó la menstruación por primera vez, no me asusté y pedí con calma una toallita femenina, porque a la protagonista de uno de los libros que había leído le había pasado y no era nada grave (por suerte, porque la educación sexual ni se mencionaba en mi escuela).

Esto es algo que siempre me llamó la atención, y cuando empecé a estudiar psicología descubrí que existe algo llamado aprendizaje significativo (sí, en negrita, porque me parece algo súper importante que si sos docente, padre/madre o, no sé, PERSONA deberías conocer) que es cuando aprendés cosas porque están ligadas a algún tipo de emoción, de modo que quedan súper arraigadas en tu repertorio de conocimientos o conductas. Por ejemplo, siempre nos quejamos porque podemos aprendernos canciones enteras en diez minutos, pero ESE concepto que tenés que estudiar no se te queda ni repitiéndolo mil veces. Y eso es porque el concepto no te interesa, o te genera ansiedad, en cambio las canciones te producen placer y felicidad, y por eso quedan vinculadas de manera más fácil a tu memoria.

La lectura, por supuesto, tiene el mismo efecto. Todo esto siempre me ha resultado súper interesante, y cuando llegó el punto de mi carrera en el que tuve que elegir un tema para escribir mi tesis, supe que debía buscarlo en este área.


Me pregunté si era posible que la lectura nos ayudase a mejorar nuestra empatía y habilidades sociales. A priori, para un lector, parece evidente, pero ¿cómo podríamos comprobarlo científicamente? Me resulta fascinante el hecho de que, cuando leemos ficción, nos ponemos literalmente en los zapatos de un personaje, vivimos lo que él vive, sentimos lo que él siente e interactuamos con circunstancias y personas imaginarias. Existen estudios que dicen que el cerebro es incapaz de diferenciar una experiencia leída de una vivida realmente, y creo que la lectura de ficción necesariamente nos obliga a amoldarnos a la forma de pensar del protagonista de la historia: así es como simpatizamos con Juan Pablo en El Túnel, o con Humbert Humbert en Lolita. Las conductas de ambos personajes (el femicidio en el primero y la pederastia en el segundo) pueden resultarnos inadmisibles, pero el hecho de vivir la historia desde su punto de vista nos arrastra a, en cierta forma, comprender el lugar desde el que comete esos crímenes.

(Quiero aclarar que NO estoy justificando el femicidio ni la pederastia, sólo digo que comprender mejor a los perpetradores de estos crímenes puede ayudarnos a abordar mejor la temática y prevenir que los cometan. Como en Mindhunter, muy buena serie, véanla.)



Del mismo modo, ejercitar la capacidad de ponernos en el lugar del otro puede ayudarnos a resolver conflictos interpersonales, como por ejemplo una discusión en el trabajo, o una pelea entre niños en el ámbito escolar. Si Juan comprende que a Lucía no le gusta que toquen sin permiso ese juguete que trajo para el recreo, y siente empáticamente su angustia, entonces le resultará más fácil abstenerse de hacerlo, y quizás la próxima vez pedirá permiso. Así, la empatía sirve de apoyo al aprendizaje de habilidades sociales, y ambas pueden obtenerse a través de la lectura.

Hay muchas formas de aprender, y la ficción está llena de arquetipos de conductas que nos sirven para resolver problemas cotidianos. Si a esto le sumamos que, además, cuando leemos una historia que nos gusta nos conectamos con las emociones que sienten los personajes, obtenemos una hermosa fórmula para el aprendizaje significativo.

Amo las fotos googleadas de niños evidentemente fingiendo hacer algo
Es mucho lo que podría hablar sobre este tema, y quería contarles específicamente lo que nuestra generación aprendió de Harry Potter (💖) basándome en un artículo que fue la principal inspiración para hacer mi anteproyecto de tesis, pero creo que lo dejaré para otra entrada.

Cuéntenme qué beneficios de la lectura conocen (no importa si lo leyeron en algún lado o si lo viven en carne propia) y si el tema les resulta tan fascinante como a mí.

Los veo en los comentarios!

Share:

0 comentarios

Este blog está asociado con Tinker&Co., por lo que con cada comentario que me dejes, nacerá un hada en el País de Nunca Jamás.

¡Ayudanos a luchar contra la extinción de las hadas! ¡Dejá un comentario!